Imagen
Bacalao Pilpil (método sencillo).

Ingredientes:
1 cola de bacalao salado
3 ó 4 dientes de ajo.
1,5 ó 2 vasos de aceite de oliva virgen.
1 cayena (opcional).
Abundante agua para desalar el Bacalao.

     Preparación:
  1. Se prepara el bacalao partiendo la cola por la mitad, y cada mitad en 3 ó cuatro trozos, (según lo grande que sea el bacalao) los enjaguamos y se separan los trozos más gruesos de los mas finos.
  2. Procedemos a introducir en dos cuencos, más bien espaciosos los trozos más gordos en uno y los mas finos en otro, se les añade abundante agua y se introducen en el frigorífico durante 32 horas los trozos más finos y unas 40 horas los trozos más gruesos, cambiando durante el proceso (unas 4 veces los trozos más finos y 6 veces los más gruesos) el agua.
  3. Una vez hemos desalado el bacalao, volvemos a enjaguar en agua fría del grifo y procedemos a secar bien con papel absorbente de cocina cada trozo de bacalao y reservamos en un recipiente hermético en el frigorífico hasta la hora de cocinarlo.
     Cocinado:
  1. Se pone en una sartén ancha o una cazuela de barro el aceite y calentamos a fuego medio, añadiendo el ajo cortado en láminas, (mejor antes de que caliente el aceite) hasta que estén un poquito dorados, retiramos y reservamos para la decoración del plato.
  2. En el mismo aceite y bajando un poco la intensidad del fuego (a fuego mas bien lento) añadimos los trozos de bacalao con la piel hacia arriba unos 4 minutos y lo mismo haremos por la otra cara del bacalao siendo así máximo 8 minutos de cocción, y fijándonos de que del bacalao salgan unas burbujas que se extiendan por el aceite (eso va ser que se forme el pilpil)
  3. Después de la cocción del bacalao sacamos los trozos y reservamos en una fuente tapando los trozos con un plato o tapadera para que se mantenga caliente. Lo que vamos a hacer ahora es en un cuenco de metal, vamos a echar un poquito de ese aceite donde hemos cocinado el bacalao y empezaremos a batirlo con un colador de malla metálica.
  4. A raíz que vaya cuajando el pilpil, podemos ir añadiendo más aceite hasta formar el pilpil necesario para el plato que será a gusto de cada uno.
     Emplatado:
     
     Este plato se puede emplatar de muchas maneras, aquí ya juega la imaginación de cada uno. Yo simplemente lo puse en un plato de cerámica, añadí el pilpil y espolvoreé el ajo laminado que reservamos anteriormente. También, por ejemplo, se puede servir en la fuente de barro si es que lo hemos preparado en ella, o en cazuelitas de barro que también le da un toque rústico al plato.

     Para un toque más moderno, puede hacerse unas tartaletas de masa quebrada (pondré la receta próximamente) partir el bacalao en trozos mas pequeños o desmigado, pondremos el pilpil y encima de este unas tiras finas de pimientos de piquillo con el ajo frito y perejil. Se servirán estas tartaletas en un plato con un mezclum de lechugas ligeramente aliñadas y con unos tomates cherris en rodajas.







 


Comments




Leave a Reply